Los pequeños detalles que marcan la diferencia

Si usted es empresario o dueño de un negocio, seguramente ha recorrido un largo camino de incansables capacitaciones, conferencias y reuniones con el objetivo de encontrar los mejores consejos y soluciones para alcanzar el éxito. Y en ese ir y venir, se habrá encontrado con números, estadísticas, pasos a seguir que parecen infalibles y recetas que prometen el éxito asegurado, algunas de ellas incluso con el requerimiento de una gran inversión. Pero es probable que no haya encontrado espacios en donde le indiquen que es indispensable prestar atención a los pequeños grandes detalles que hacen a una organización, tal como plantea el experto del management a nivel mundial, Tom Peters.

Peters (1942) es un escritor estadounidense formado en ingeniería civil que a lo largo de su vida se ha preocupado en cómo ayudar a empresarios y emprendedores en el éxito de sus negocios. El escritor es considerado el gurú de management en el mundo, entre otras cosas, trabajó en el Pentágono y asesoró a Nixon durante su gobierno en la Casa Blanca, tuvo gran influencia en la gestión de negocios en Estado Unidos. Según el escritor, se puede alcanzar la excelencia en las compañías a través de los detalles. Ciertas acciones mínimas van a hacer una gran diferencia y se verán reflejadas en un aumento de la calidad y eficiencia. Es decir, las empresas que se enfocan en las necesidades reales y deseos de los clientes son las que triunfarán. Peters en sus numerosos escritos insiste en que se deben dejar de lado las estrategias basadas en cifras y números y deben enfocarse en lo que realmente impulsa al negocio: colaboradores, clientes, cultura organizacional, valores y el espíritu emprendedor de sus gerentes.

Las pequeñas acciones son las que se traducen en buenos resultados, por eso es indispensable reflexionar sobre aquellas pequeñas grandes cosas que son las que sustentarán el éxito. Peters sostiene, “el buen trato a sus clientes se traduce en negocios y ganancias. No oír a los clientes o no atender sus consultas pues perjudica todo el proceso de relación y lealtad de los consumidores “.

En este sentido, un detalle pequeño y de baja inversión que será beneficioso para sus empleados y clientes si es que tiene un negocio a la calle, será prestar especial atención a la sensación de limpieza e higiene que tenemos que proyectar. No hace falta ser un experto para darse cuenta de que un espacio limpio, ordenado, prolijo y libre de aromas desagradables, proyectará una imagen de bienestar, calidad, sofisticación y modernidad.

A su vez, si usted tiene un local a la calle, entenderá que la primera impresión siempre es importante. Usted tiene que atraer clientes pero también tiene que mantenerlos. Por supuesto que para esto, el producto o servicio que ofrezca debe ser de calidad. Pero no es lo único que importa para que un consumidor vuelva a su negocio. La competencia en todos los rubros es grande, por lo tanto, los detalles harán la diferencia. Un negocio que nos invita a pasar y quedarnos, que huele rico, que se ve limpio e higiénico puede darle ese salto de calidad que está buscando.

En sus oficinas, todo lo anterior será fundamental para el bienestar de sus empleados y no tenga dudas de que esto se verá reflejado en mayor motivación y eficiencia. Generará, de esta forma, un clima ameno y agradable para todos. En este sentido, cuidar la imagen del baño a través de un sistema de higiene personalizado y profesional, se vuelve una obligación a la hora de mostrar interés en nuestros colaboradores y clientes. Para el que transita por este espacio, le transmite una sensación de seguridad, de cuidado y de bienestar que se traduce inmediatamente en calidad, fidelidad y buena predisposición.

Si usted está decidido a dar este salto de calidad y excelencia, no dude en conocer más sobre nuestros productos y servicios, en Prohygiene podemos ayudarlo a través de nuestros Sistemas de Higiene Profesionales.