¿Cómo la Aromatización colabora en la venta de experiencias?

Durante décadas las publicidades han invertido largas horas de trabajo para apelar a las emociones y los sentidos de las personas. Sin embargo, hoy en día, los avances e investigaciones apuntan a las sensaciones, apelando directamente a los sentidos del gusto y el olfato para traer a la memoria recuerdos, emociones e imágenes con el objetivo de provocar un estímulo cerebral para que los clientes seleccionen un determinado producto. Y aquí es donde subyace nuestro interés.

¿Alguna vez has ingresado a algún restaurante o bar por primera vez y has percibido un ambiente agradable, acogedor y fresco? Claro está, que esa sensación no fue creada por magia ni por azar, sino que es el resultado de la combinación de ciertos aromas para atraer a determinados clientes, es el marketing sensorial quien se encarga de esta tarea.

Y tan importante es el uso de los aromas en estos espacios porque complementan la experiencia sensorial de servicio y confort, lo cual invita a los clientes a disfrutar de momentos agradables. Un restaurant o bar aromatizado de forma correcta y cálida complementa el bienestar de los clientes dándoles la bienvenida y, en muchas oportunidades, es el principal motivo por el cual eligen ese lugar para pasar una velada placentera.

Entonces, el objetivo es vender experiencias. Por ejemplo, si vamos a cenar a un restaurante no sólo vamos a “comprar” el plato que consumiremos y la bebida, sino que nos dejaremos llevar por todo aquello que nos interpela para sentir placer, desde la música, la higiene, la ambientación y, por supuesto, el aroma del lugar. La idea es crear nuevas experiencias en las personas, lograr que sean reales y auténticas, lograr que los clientes puedan disfrutar y sentir que prueban algo aunque físicamente no está allí…y ese algo es la ¡experiencia!

Además, es importante tener en cuenta que el sentido del olfato está relacionado con nuestras emociones y es uno de los que puede traer sensaciones únicas a nuestra mente e incluso recuerdos de nuestra niñez. Convocan a aromas que nos recordarán a experiencias inolvidables. Un estudio científico que se realizó en la Universidad de Rockefeller en Estados Unidos, arroja como resultado que un individuo recuerda el 35% de lo que huele, solo el 5% de lo que ve, el 2% de lo que escucha y el 1% de lo que toca. Por otro lado, a todos nos sucede que cuando algo nos agrada, nos sentimos bien ya que los seres humanos respondemos a sensaciones. A través de aromas agradables lograremos captar la atención de los clientes de manera fácil.

Como ya mencionamos, el gran objetivo de esto es aumentar las ventas y que el cliente tenga una actitud positiva hacia la compra brindándole una experiencia agradable, dándole un valor agregado a la empresa y logrando que los clientes permanezcan a lo largo del tiempo. Si a esto le sumamos que los productos y el servicio son de calidad,el éxito está asegurado. Debemos tener en claro que todo lo que producimos se puede vender pero hay que buscar la mejor forma y estrategia para llevarlo a cabo, debemos crear las condiciones necesarias para ser exitosos. Entonces, es importante adaptarnos a las necesidades de los clientes y no esperar que ellos se adapten a nosotros, porque, como sabemos, no basta atraer clientes, sino que es esencial que perduren en el tiempo.
El reto es ir a la esencia de la persona, a sus sentimientos y emociones. Para cumplir con este reto, ProHygiene cuenta con un Sistema de Aromatización con el objetivo de crear ambientes delicadamente perfumados. Dicho Sistema se adapta a distintos espacios ya que cuenta con productos diseñados especialmente según el tamaño del lugar. Y, no menos importante, le ofrecemos una amplia gama de fragancias que apelan a distintas sensaciones para que logre que sus clientes lo elijan hoy y para siempre.